RSS

Archivo de la etiqueta: negocio de piñatas

Ser vegetariano es más barato

¿Se acuerdan de mi roommate? ¿La de las piñatas? Pues bien, Gaby además de ser increíblemente talentosa y creativa con sus manos, es vegetariana. Después de casi 1 año de compartir cuarto con ella todas las noches y una que otra comida al día, me he dado cuenta que ella gasta menos.

Y no sólo porque sea una persona súper sencilla –y además es la mujer menos compradora compulsiva que conozco- sino porque ser vegetariano, realmente es más barato. He de confesar que intenté “convertirme” al vegetarianismo hace un par de meses: un desafío de un mes de PETA que lastimosamente no pude lograr, pues el día #23 decidí comerme una pasta con mariscos.

En Nicaragua amamos la carne, esa es la realidad. Conozco gente que si puede comer carne –preparada de cualquier manera- desayuno, almuerzo y cena lo hace con todo el gusto del mundo. Sin embargo, les puedo decir que antes de aceptar el desafío de PETA me informé sobre las implicaciones de este tipo de dietas y todos los beneficios que trae, sobre todo para el medio ambiente y la salud… pues ahora yo agrego los beneficios económicos.

Aclaro que no estoy diciendo que todos debamos ser vegetarianos, pero si podemos aprender un poco del estilo de vida de otras personas –y ahorrar unos cuantos centavos de paso- ¿por qué no hacerlo? A continuación les presento 5 maneras en las que ser vegetariano (y llevar una vida saludable en general) nos puede ahorrar dinero:

Costos de proteínas más bajos: Es un principio básico y real, tradicionalmente probado y difundido por los vegetarianos. El argumento es que  la carne es uno de los ingredientes más caros que podés comprar (si dudás preguntaselo a quien hace las compras en tu casa), al eliminarlo de tu dieta y sustituirlo por otros alimentos de menor costo (arroz, verduras, frijoles)… pues, se ahorra dinero.

Costos médicos más bajos: Tener una mejor salud se traduce en menos gastos en el doctor, ¿es o no es? Yo no sé ustedes, pero la mayoría de los vegetarianos que yo conozco son delgados, sanos y fuertes. Al mantener un peso saludable nos evitamos todo tipo de enfermedades cardiovasculares, que además de ser peligrosas, pueden resultar un ojo de la cara.

Menores costos para mantenerse saludable: Además del punto anterior, en el que los gastos de visitar un doctor u hospital son fáciles de medir, considerá también algunos costos asociados simplemente para mantener la salud. Está comprobado que los vegetarianos consumen, en promedio, alrededor de 500 calorías menos que aquéllos que sí comemos carne; eso se traduce en aproximadamente 1 hora de ejercicio vigoroso. ¿No sería mejor cancelar tu membresía en el gimnasio, ir a dar un paseo, y no preocuparte por cómo vas a quemar el almuerzo?

Más energía: Se dice que los vegetarianos tienen más energía durante el día que el resto de nosotros. Tiene sentido si te ponés a pensar en cuánto tiempo y energía le toma a nuestro cuerpo poder digerir el pedazo de carne de la cena. Este incremento energético puede conducir a una mayor productividad y logros en el trabajo -que pueden desencadenar un aumento salarial- y más energía en la casa implica mejores relaciones y menos estrés.

Seguro de vida: Al contratar un seguro de vida te hacen todo tipo de preguntas con respecto a tu salud, tus hábitos de vida y tu alimentación. Entre mayor sea el riesgo que corre la aseguradora –es decir, a medida que tengás una salud más pobre- más te costará tu seguro de vida.

Por cierto, ¿sabías que hay un movimiento mundial para no comer carne los lunes? Deberías probarlo: además de beneficios para tu salud y el medio ambiente, tu cartera se verá beneficiada. Y ya que estamos hablando del ahorro y llevar una vida sana: ¿te has puesto a pensar en lo que cuesta el alcohol? Cada vez que salís y comprás un par de cervezas o una botella entre los amigos, ¿cuánto estás gastando realmente? ¿Y fumar? ¿Cuánto cuesta una cajetilla de cigarros? ¿Qué podrías hacer con ese dinero, si no lo gastaras en alcohol y cigarros?

 

 
6 comentarios

Publicado por en julio 24, 2012 en Ahorro, Gastos

 

Etiquetas: , , , , ,

Emprendedora exitosa #6: Gaby y sus piñatas

Tengo una compañera de cuarto guatemalteca que se llama Gaby. Es una personita (mide como 1.50 metros) de lo más tierna y con una creatividad y habilidades manuales que sorprenden a cualquiera. Estudia el IMBA conmigo pero estoy convencida que su vocación de vida es algo relacionado más al dibujo/diseño/artes manuales, que a los negocios.

La he visto hacer tarjetas de cumpleaños, posters y scrapbooks con la paciencia y la dedicación comparable a la de una madre que cuida a su hijo. Mientras trabaja en uno de sus proyectos, las horas pasan y ella no las siente; se enfoca tanto en lo que hace que puede dejar de comer sin darse cuenta, y desvelarse sin cargo de conciencia alguno.

Como les conté, en Mayo fuimos a una montaña al sur de Taiwán a una comunidad de aborígenes, donde tuvimos la oportunidad de compartir tiempo, sobre todo, con los niños. Cuando planeamos el viaje, decidimos llevarles algo único que difícilmente pudieran olvidar: piñatas! Gaby era –como se podrán imaginar- la única que sabía hacerlas y aunque nos enseñó el proceso, la verdad es que la mayor parte del trabajo fue hecho por ella.

Durante este proceso, varios de nuestros compañeros de la maestría se enteraron del proyecto, vieron las piñatas y hasta se tomaron fotos con ellas. Para ellos era algo totalmente novedoso y no podían creer que después de tanto trabajo, las piñatas serían quebradas.

No tengo ni que decirlo: los niños quedaron fascinados con las piñatas! Y tal fue la impresión que causaron las singulares piñatas en nuestros compañeros, que se empezaron a hacer pedidos ;).

Hace 2 semanas fue la fiesta de graduación de los de 2do año, fiesta que es organizada por el Consejo Estudiantil del año entrante. El presidente del Consejo Estudiantil decidió encargar 5 piñatas a Gaby: 4 para entregar en los “Golden Piñata Awards” (durante la graduación) y 1 para su hija que cumple años en 8 meses.

Gaby ha encontrado un nicho de mercado en Taiwán, después de todo: ¿quién más va a vender piñatas en esta isla asiática? Pero lo más importante es que ama lo que hace. El trabajo perfecto debe tener 3 características:

           *  Convicción: vale la pena hacerlo.

           *  Capacidad: Lo puedo hacer bien.

           *  Pasión: Amo hacerlo.

 

Muchas veces las ideas de negocios vienen de los lugares menos esperados. Como he dicho antes, no se necesita una idea “fuera de este mundo” para emprender; de hecho la mayoría de  negocios exitosos son productos o servicios comunes y corrientes.

Los invito a pensar qué habilidades, experiencias y conocimientos tienen que podrían resultar en un negocio. Reflexionen sobre sus hobbies, lo que aman hacer, lo que los apasiona. ¿Qué mejor negocio que aquél que se nos haga fácil, divertido y sintamos que no estamos trabajando?

 
5 comentarios

Publicado por en junio 22, 2012 en Emprendimiento, Inversión

 

Etiquetas: , ,

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 5.925 seguidores

%d personas les gusta esto: